Las setas comestibles y su recolección

seta comestibleLa recolección de setas comestibles es un hobby para muchas personas puesto que es una actividad que se puede combinar con el senderismo lo que permite hacer deporte, estar en contacto con la naturaleza y poder recolectar setas para posteriormente cocinarlas.

Las setas comestibles se pueden recolectar en cualquier época del año, pero lo ideal es recolectarlas en los meses de otoño ya que es la época en la que más abundan después de las lluvias. Es muy importante conocer cuáles son las setas que son comestibles y saber diferenciarlas de las setas venenosas ya que hay muchos tipos y muy parecidas que pueden inducirnos a error.

¿Cuáles son las setas comestibles más típicas?

A continuación, teniendo en cuenta la gran variedad de setas comestibles que podemos encontrarnos, vamos a detallar aquellas que son más populares o tradicionales en la recolección:

  • El champiñón silvestre es considerado una de las setas más fáciles de identificar a la hora de su recolección. Su color es blanco tirando a grisáceo y podemos encontrarlo de muchos tamaños. Lo bueno de recolectarlo nosotros mismos es que su sabor es mucho más rico que el que podamos encontrar en cualquier tienda. Se recomienda evitar la recolección de los champiñones maduros, es decir aquellos que presentan las láminas en una tonalidad negra ya que se consideran bastante indigestos.
  • El boleto comestible tradicionalmente conocido como hongo es una de las setas más demandas por su sabor dulzón. El color de esta seta es variable, desde blanco cuando es joven hasta marrón cuando es adulto. Lo podemos encontrar en otoño, pero es complicado distinguirlo por lo que se recomienda tener unos conocimientos altos sobre esta seta antes de recolectarla.
  • El níscalo es una de las setas comestibles más tradicionales y abundantes, si a esto le unimos su buen sabor y su facilidad de recolección hace que sea considerada como una de las mejores setas comestibles. Sus características son muy particulares lo que hace que sea fácil encontrarla, tiene un sombrero con forma convexa y de tacto carnoso que puede llegar hasta los 15 centímetros de diámetro. Las láminas son de un tono anaranjado y se encuentran apretadas entre sí. Lo podemos encontrar en bosques y pinedas en otoño y en los primeros meses de invierno.
  • El parasol es una de las setas comestibles más distinguida por su particular sabor y forma. Lo particular de esta seta es que solo se come el sombrero y son muy difíciles de encontrar por su aspecto que es muy parecido al de toda una variedad de setas tanto comestibles como venenosas por lo que hay que tener mucho cuidado en su recolección. Su sombrero tiene forma ovalada y tiene un tacto escamoso.
  • La Oronja tiene un aspecto similar al níscalo, con un color también anaranjado y un diámetro que puede llegar a alcanzar hasta los 25 centímetros hace que sea considerada una de las setas comestibles más sabrosas que podemos encontrar.
  • El rebozuelo es una seta muy fácil de distinguir por la peculiaridad de su sombrero que se presenta en forma de embudo, además su color es amarillento con las láminas del mismo color amontonadas entre sí. El sabor de esta seta es afrutado y puede ser cocinada de múltiples maneras lo que hace que sea considerada una de las setas comestibles más demandas.
  • La seta de cardo quizás sea una de las setas más conocidas por su abundancia en múltiples bosques y pinares. Lo cierto es que por este motivo es una seta poco valorada en el mundo gastronómico, pero si eres aficionado a la recolección de las setas comestibles no te olvides de esta especie cuyo sabor es riquísimo.
  • Las setas de chopo también muy abundantes y fáciles de recolectar pueden ser encontradas como su propio nombre indica en los chopos. Estas setas son fáciles de reconocer por su sombrero o más bien sombrerillo puesto que su tamaño es pequeño con un tallo bastante largo.

¿Cuáles son las pautas que hay que seguir en la recolección de las setas comestibles?

Lo primero de todo es asegurarnos de que seta vamos a recolectar, es muy importante conocer a la perfección las características de la misma puesto que existen muchas setas venenosas similares a las comestibles. Tampoco es recomendable recolectar setas siguiendo los consejos de artículos o revistas que no sepamos que están especializadas en el tema.

En segundo lugar, existen diversas asociaciones micológicas a las que puedes acudir dado que se encargan de asesorar en el tema de la recolección de las setas comestibles ya que cuentan con profesionales y entendidos en el tema que podrán darte una orientación sobre las setas que quieras recolectar.

En tercer lugar, si no eres un entendido en la recolección de las setas o no estás muy seguro de lo que vas a hacer acude a las tiendas y supermercados de tu localidad donde las vendan y así poder adquirirlas de forma totalmente fiable.

También te podría gustar...

Deja un comentario