La mosca blanca ¿Como combatirla?

La mosca blanca pertenece a la familia de los aleuródidos, se han descrito más de mil quinientos especies de moscas blancas. Los adultos miden de 1 a 1´5 mm con un cuerpo de color amarillo pálido y dos alas blancas. Tienen un aparato bucal picador-chupador muy polivalente lo que les deja a ciertas especies alimentarse de más de quinientos especies de plantas diferentes.

Las hembras viven algo más que los machos, de catorce con cinco a cincuenta y cinco con tres días en frente de los seis con cuatro hasta treinta y cuatro de los machos, y sus puestas son sensibles a la temperatura.

mosca blanca

En su reproducción podemos destacar su complejo ritual de apareamiento que puede llegar a perdurar múltiples minutos. Las hembras fecundadas dan sitio a una generación mixta al tiempo que las no fecundadas dan sitio a una generación de hembras solamente.

En su desarrollo la mosca blanca pasa por cuatro estados ninfáticos diferentes, siendo solo el primer estadio el único móvil.

Las moscas blancas, del mismo modo que la mayor parte de insectos chupadores, acostumbran a situarse en el dorso de las hojas en tanto que es la zona con mayor porosidad(es en el dorso donde se ubican los estomas y se efectúa el intercambio gaseoso) y accesibilidad para su aparato bucal chupador. El haz en cambio es completamente impermeable y en consecuencia inalcanzable para la mosca blanca.

Una forma de descubrir si padecemos un ataque de mosca blanca además de mirar en el dorso es agitar las plantas de tal modo que salgan las moscas revoloteando si están ahí.

Por consiguiente para observar la posible presencia de mosca blanca en nuestro huerto tendremos que mirar en el dorso de las hojas o bien agitar un tanto las plantas si deseamos prevenir y poder coger cualquier invasión a tiempo.

¿De qué manera afecta la mosca blanca a mis plantas?

La mosca blanca chupa y se nutre de la savia de las plantas robándoles nutrientes y agua, pudiendo llegar a desgastarlas enormemente. Mas no es este el primordial agravio ocasionado, el primordial inconveniente provocado tiene su origen en la melaza que segregan las moscas blancas para untar a las hormigas, y es que este es medio de proliferación de multitud de hongos y bacterias que pueden meter en graves problemas o bien aun matar a nuestra planta.

mosca blanca plaga

¿Por qué razón le ha cogido manía la mosca blanca a mi huerto?

Si aparece mosca blanca en demasía es el instante de proponerse ¿qué hacemos mal?. Seguramente nos vamos a estar confundiendo en alguna práctica, así sea riego en demasía o bien déficit, exceso de abonado líquido (exceso de ázoe), temporada inapropiada, falta de sol o bien exceso, baja biodiversidad (monocultivos, la panacea de la debilidad)… la cuestión es que la mosca blanca es un biomarcador y un síntoma de debilidad de la planta ocasionada por cualquiera de estos motivos. Con lo que el paso inicial va a ser identificar para entonces corregir la mala práctica.

De qué manera tratar y prevenir la plaga de mosca blanca

La prevención contra una plaga se fundamenta en hacer las cosas bien: un riego conveniente a planta y tiempo, un abonado orgánico sólido de liberación lenta, ajustarse a los calendarios de siembra recomendados, orientar apropiadamente nuestro huerto para conseguir las horas de sol precisas y sobretodo elevar lo máximo posible la biodiversidad, plantando el mayor número de plantas posibles y atendiendo a compatibilidades entre ellas, lo que robustecerá mucho la resistencia de nuestro huerto a todo género de plagas y enfermedades, permitiendo la vida asimismo de mayor pluralidad de bichos ventajosos.

Asimismo es esencial la vigilancia, cuanto más habitualmente observemos el estado de salud de nuestras plantas, miremos el dorso de las hojas y su vigorosidad; menor va a ser el peligro de sufrir cualquier plaga y más eficaz va a ser la retirada manual.

Recuerda que la meta no es “eliminar” a la mosca blanca, sino más bien eludir que nuestro huerto padezca demasiados daños sin llenarlo de insecticidas ni productos químicos violentos. Un tanto de mosca blanca no hace daño y sostendrá las poblaciones de mariquitas y crisopas que regularán su población.

plaga mosca blanca

Tratamientos contra la mosca blanca

Si los métodos de prevención fallan y las poblaciones de mosca blanca corren riesgo de desmandarse seguramente debamos recurrir a algún producto ecológico de protección en frente de plagas que asista a la planta a combatir al parásito, detener y quitar la plaga.

Lo idóneo sería retirar la mosca blaca manualmente siendo la técnica más inocua, lo podemos hacer si es es poca la mosca blanca que tenemos y mucha nuestra paciencia mas resulta complicado puesto que es un insecto pequeñísimo y volador y su retirada meticulosa se antoja prácticamente imposible por muy pequeña que sea la escala de nuestro huerto salvo que nuestra vigilancia sea prácticamente diaria y muy precisa.

Uno de los productos más efectivos en la lucha contra la mosca blanca es el jabón potásico, este tiene la propiedad de reblandecer el exoesqueleto de los insectos, estos quedan muy desgastados y terminan muriendo, además de esto es un producto natural y también inocuo para la salud.

Tras haber utilizado el jabón potásico, más o menos una hora después, viene realmente bien aplicar el aceite de neem, se trata de un insecticida natural que se extrae del fruto de este árbol, que actúa en frente de una extensa gama de plagas como: mosca blanca, minador, araña roja, trips, pulgones, piojo, escarabajo de la patata, chinches… La acción conjunta de jabón potásico y neem hace que sea aún más efectivo el tratamiento.

Ahora asimismo se debe aplicar un producto de limpieza para suprimir la melaza, atrayente excepcionalmente efectivo de hongos y bacterias perjudiciales para la planta, estos productos acostumbra a además de esto llevar desinfectantes que resguardarán la planta y suprimirán hongos y bacterias.

Como solución casera marcha realmente bien el ajo, machacándolo y diluyéndolo en agua se aplica en toda la planta, siendo una buena defensa contra todo género de insectos y hongos.

Podemos meter la disolución preparada en un spray para una cómoda aplicación.

…no es mala su pretensión

La mosca blanca no es “mala”, existe en la naturaleza en consonancia y armonía siempre que el hombre no desajuste la balanza. Con lo que ánimo, siempre y en todo momento tenemos cosas que aprender de la naturaleza y sostener el equilibrio ecológico de nuestro huerto puede ser un logro digno de sonrisas más que meritorias.

También te podría gustar...

Deja un comentario