El Cultivo del Pimiento Casero

Pimiento rojo

El pimiento es un vegetal que se emplea para la preparación de diversas comidas y platos, bien sea como aliño para dar sabor a las carnes o pescados, o como acompañante en el plato principal, siendo asado previamente, tiene sus orígenes en América del sur, y su cultivo representa una gran parte del sector industrial de alta escala. Vale destacar que el sabor de los pimientos es un tanto amargo, debido a una sustancia que posee llamada capsisina, la cual tiene propiedades diuréticas y digestivas. Este fruto o vegetal, también es conocido por los nombres de: ají pimiento, pimiento del caribe y el más común y conocido pimiento.

 

El pimiento pertenece a las plantas de la familia herbáceas, y sus frutos pueden variar de color, siendo éstos verdes unas veces, y amarillos o rojos en otras ocasiones, contando con una forma física alargado, rectangular y redonda en otras ocasiones, este fruto puede ser fácilmente cultivado con la técnica de la horticultura, y vale destacar que sus semillas vienen clasificadas en tres diversas variedades de pimiento:

  • Variedades dulces: cuentan con un tamaño significativo, y mayormente se cultivan en invernaderos.
  • Variedades para el cultivo de pimentón: estos suelen ser dulces como el conocido pimiento tipo bola.
  • Y por ultima la variedad del pimiento picante: el cual cuenta con una forma alargada, y se caracteriza por ser de color rojo intenso. Mayormente se cultiva en los países suramericanos.

 

Para su siembra casera, se debe preparar muy bien el suelo, casi de la misma manera que requiere la siembra de tomates, se realizará empleando el uso de turbas, que dependiendo de la época y condición climática del año van a requerir protección o no, estas semillas deben pasar por el proceso de pre germinación, el cual se basa en mantener la humedad de las semillas por 7 días continuos a una temperatura máxima de 22 grados centígrados. Es importante mencionar que el tipo de cultivo va a variar de acuerdo a la época del año:

  • Ciclo temprano: se comienza la siembra en otoño, recogiendo la cosecha a finales de invierno.
  • Medio tardío: se siembra en condiciones óptimas que faciliten su trasplante al aire libre.
  • Ciclo extra temprano: se inicia a finales del verano para ser trasplantada a los invernaderos en otoño.

También te podría gustar...

Deja un comentario