Como cultivar la alcachofa y sus increíbles propiedades

La planta de la alcachofa se distingue por sus sustanciosas inflorescencias comibles de gran sabor. Se puede decir que la alcachofa es la adaptación hecha por los labradores desde cardos silvestres.

Requerimientos de la Alcachofa:

Clima: las alcachofas precisan un entorno frío para desarrollarse, mas no aguantan el frío intenso, ni tampoco el excesivo calor. Además de esto, demandan rebosante agua y riegos, mas no aceptan un exceso de humedad ambiental. Por esto, las zonas tibias del Mediterráneo son las más indicadas para conseguir una elevada producción.

Riego: precisan una humedad regular mas no aguantan el exceso de agua o bien el encharcamiento de las raíces. Lo idóneo es instalar un sistema de riego por goteo. Si lo efectuamos por inundación, tendremos presente hacer la plantación sobre unos caballones anchos y sutilmente elevados.

Nutrientes: la alcachofera precisa un buen abonado de fondo con estiércol o bien compost y un aporte de compost maduro en la fase de producción.

Sustrato: precisa suelos sanos, aireados en profundidad y riquísimos en materia orgánica y en humus. Hay que eludir los muy pesados y húmedos y los ligerísimos o bien secos.
alcachofa

De qué forma cultivar la alcachofa:

Desde la siembra a la recolección pueden trascurrir de 8 meses a un año, al tiempo que con las estacas o bien esquejes podemos cosechar a los 4 o bien 5 meses de plantarlos.

Por esta razón, la manera más frecuente de cultivo es por estacas o bien esquejes. Esto consiste en arrancar las “zuecas” o bien estacas laterales de la mata de la alcachofera (la estaca central se desecha, pues es la planta vieja y no rebrotará). Las estacas se eligen teniendo presente que no presenten deficiencias, que no tengan las encallas perforadas y que no haya podredumbres en la base. Además de esto, cada estaca debería tener un mínimo de 3 o bien 4 brotecitos en la base, sobre las raíces.

El trasplante de las estacas es recomendable hacerlo entre julio y septiembre en zonas cálidas y de marzo a abril en las zonas friísimas.

Estas se plantarán en líneas o bien bancales, separadas unos 70cm entre si y entre líneas y cubriendo la tierra con tres a 5cm de compost.

Si se quiere cultivar desde la siembra; esta se efectuará de marzo a junio en semillero y se trasplantará cuando tenga una altura de 10cm. Vamos a poder cosechar de diciembre a marzo del año siguiente.

Asociaciones:

Se trata de una planta plurianual, con lo que a lo largo de todo el año conseguiremos cosecha de ella. Por esta razón, no es recomendable introducirla en parcelas donde efectuemos rotaciones, sino más bien ponerlas a parte. Al continuar múltiples años sobre exactamente el mismo terreno, la alcachofa es un cultivo que agota mucho el suelo. Si las plantaciones se suceden sin dejar trascurrir el tiempo recomendable, se generarán inconvenientes sanitarios, singularmente parásitos que afectan al sistema radicular y enfermedades producidas por virus y bacterias, de bastante difícil tratamiento curativo.

A ser posible, introducir en la rotación praderas o bien abonos verdes multiflores que enriquecen el suelo en materia orgánica y favorecen la actividad microbiológica del suelo.

alcachofas

Recolección de la alcahofa:

Vamos a cortar las alcachofas cuando presenten un tamaño conveniente. Las primeras alcachofas, las que medran en el centro del brote, acostumbran a ser redondas y gruesas, al paso que las segundas, que son las que salen en las ramas laterales, son algo más alargadas y pequeñas.

Es recomendable recortar siempre y en todo momento el tallo de cada alcachofa bajo la altura en la que se encuentran las alcachofas laterales más jóvenes, así la planta se desarrollará mejor y va a aumentar su resistencia a los fríos intensos.

Plagas:

Pulgón: acostumbra a aparecer si se abusa del riego y de los abonados ricos en ázoe. Si aparecen, recurriremos al jabón potásico o bien a repelentes de extracto de ajo.
Verme barrenador: estos se introducen en el tallo y excavan galerías. Podemos aplicar Bacillus thuringiensis para su supresión.
Caracoles o bien babosas: los recogeremos a mano tras los días de lluvia, además de esto, pondremos tejas cerca de nuestro cultivo a fin de que les sirvan de cobijo y de esta manera nos va a ser más simple encontrarlos.

También te podría gustar...

Deja un comentario