Antibióticos naturales, empieza a cuidarte

ajo

Ya conocéis el dicho aquel que afirma “más vale prevenir que curar”, y merced a nuestra benevolente naturaleza, tenemos al alcance gran cantidad de antibióticos naturales con los que fortalecer nuestro organismo. Aquellos con mayor potencial los describimos a continuación:

Ajo

El ajo (Allium sativum) es considerado el rey de los “antibióticos naturales” por antonomasia. Ya en el viejo Egipto se le daban cualidades sagradas y asimismo fue bien considerado por las civilizaciones griegas y romanas donde los soldados lo consumían abudantemente ya antes de ir a la guerra. Todos ya conocían los inmensos beneficios de consumir ajo:

Antibacteriano y antiviral: gran aséptico, es por esta razón que ayuda a prevenir alergias y constipados.
Beneficios cardiovasculares: la combinación de sus efectos antioxidantes y antinflamatorios, lo hacen un aliado genial en frente de la prevención de enfermedades cardiovasculares, en tanto que ayuda a modular la presión sanguínea merced a un componente primario llamado alicina.
Metabolismo del hierro: el dialil-sulfuro (en parte responsable del fuerte fragancia que emite el ajo), coopera en el metabolismo del hierro,ya que puede fortalecer la producción de la proteína ferroportina, la que ayuda a movilizar el hierro desde las células a donde sea requerida.
No podemos dejar de darle cierto estrellato al ajo negro, el que adquiere este color debido a una maduración controlada de humedad y temperatura a lo largo de un tiempo prolongado. Tras este proceso el ajo convierte sus efectos menos deseables, como el que produce el mal aliento, en un sabor dulce. Resaltar del ajo negro que tiene un poder antioxidante cinco veces mayor que el ajo fresco, y su contenido en polifenoles asimismo es superior.

Cebolla

La cebolla (Allium cepa) contiene gran cantidad de oligoelementos, minerales, vitaminas (concretamente A, B, C y Y también) y agua. Sus propiedades y beneficios son asimismo muy valorados:

Diabetes: contiene glucoquinina, un compuesto antiglucemiante y conocido como la “insulina vegetal”, ayudando a reducir los niveles de azúcar en sangre.
Estreñimiento: la cebolla es riquísima en fibra, con lo que resulta útil para prevenir inconvenientes de estreñimiento ayudando a regular el proceso intestinal.
Diuresis: tiene una función diurética eficiente y por lo tanto coopera en la depuración de los riñones y el organismo por lo general.
Poder antibacteriano y antifungicida: poder aséptico, merced a una substancia volátil llamada alilo.

cebolla

Aloe

Otro “antibiótico natural” bien conocido es el Aloe (Aloe barbadensis). Contiene vitaminas (A,B y C), mucílagos, ácidos grasos, taninos y aminoácidos y es en su pulpa donde hallamos sus propiedades ventajosas, que son variadísimas. Vamos a resaltar las más relevantes:

Regeneración celular: capacidad regenerativa de las células de la piel y de tejidos internos. Asimismo calma las irritaciones, picaduras, picores y quemaduras de la piel.
Análgésico: merced a su poder antinflamatorio y calmante, ayuda en el tratamiento de tendinitis, luxaciones o bien constusiones.
Poder antibacteriano: es eficiente en frente de múltiples cepas bacterianas.

Tomillo

El tomillo (Tymus vulgaris) es rico en aceites esenciales (timol,carvacrol,cimol,borneol y linalol), minerales, taninos, flavonoides y vitaminas.

Propiedades asépticas y bacteriostáticas: merced a las que es considerado un enorme fungicida y desinfectante.
Efecto carminativo: ayuda a reducir las flatulencias, cólicos y dolores de estómago.
Afecciones respiratorias: sus aceites esenciales asisten a mitigar los efectos de constipados, bronquitis o bien asma.

Clavo

El clavo (Syzygium aromaticum) es rico en aceite esencial (eugenol eminentemente), taninos, resinas, celulosa, mucílagos y ácido oleanólico.

Antiséptico: sobre todo a nivel de vías respiratorias (mucosidad y flemas) y piel (hongos de la piel y las uñas).
Poder carminativo: su aceite esencial ayuda en la reducción de flatulencias, ardores estomacales y en las digestiones bastante difíciles.
Antihelmítico: empleado como vermífugo para favorecer la expulsión de vermes intestinales.
Analgésico: en infusión ayuda a aliviar dolores,como el dolor de muelas.
Es esencial rememorar que los antibióticos naturales no deben substituir a ningún género de medicación en el caso de estar tomando alguna y en el caso de duda, preguntar siempre y en toda circunstancia con su especialista.

También te podría gustar...

Deja un comentario